SER COLECCIONISTA

El mundo del coleccionismo de antigüedades y del arte tiene algo de misterioso, ya que normalmente quien entra en él, ya nunca sale. Es un mundo que nos atrapa y nos envuelve, hace que nuestra vida cobre nuevos intereses y un reto permanente: el de hacer que nuestra colección mejore con el tiempo.

Son muy variados los motivos por los que alguien desea tener una antigüedad o una obra de arte. En primer lugar, el objeto de deseo puede serlo como mero objeto decorativo que dé esplendor a un espacio. La belleza de la antigüedad, por su forma, por los materiales con los que está realizada, por su capacidad artística o tal vez, por la propia historia que está detrás del objeto y que es la que le da ese valor agregado.

 Cuando a veces sin querer y otras veces de manera intencionada, surge el interés en juntar una variada muestra de objetos de similares características, pero distintos en forma, materiales, épocas, etc., nace el coleccionista. A veces, a medida que la colección va cobrando importancia, dejas de ser dueño de tu colección, ya que es la colección la que se adueña de ti.

 El coleccionista va almacenando piezas, de acuerdo a sus preferencias y posibilidades económicas, pero siempre intentando conseguir el objetivo de mejorar la colección, en cantidad y en calidad de las obras adquiridas. Se termina convirtiendo en un verdadero experto en su sector y al ser un gran conocedor del mismo, tiene capacidades tasadoras. La tarea de un coleccionista se basa en la paciencia, el esfuerzo y la voluntad, atributos que todos podemos tener en mayor o menor medida.

sol-jj-grupo-de-gente-al-sol-hopper-1960-ciudad-de-la-pintura1

Edward Hopper

 Otra característica del coleccionista es que disfruta tanto con la contemplación de sus nuevas adquisiciones como cuando las enseña a su entorno más íntimo, aquellos que son conocedores de su afición y que tienen la capacidad de compartir esa ilusión.

 Finalmente el coleccionista, que tanto ha disfrutado en vida de su colección, la lega a su muerte y en muchas ocasiones sus herederos consiguen no solo que se mantenga, sino que la continúan mejorando y hacen que perdure el nombre del que dio inicio a la colección.

Author: Feriarte

Share This Post On